BUSQUE AQUÍ SU NECESIDAD MEDICA

miércoles, 23 de mayo de 2012

La hipertensión o tensión arterial elevada; causa de ictus cerebral e infarto cardíaco

La tensión arterial elevada o hipertensión arterial se ha convertido en la epidemia del siglo XXI. Es la causante fundamental del Ictus cerebral y una de las más importantes en el Infarto cardíaco, entidad promotora de discapacidad permanente en ancianos y jóvenes.

Conocer losfactores de riesgos y llevar un control sistemático de las cifras de presión es la manera más eficaz deevitar sus secuelas. Se espera sea la principal causa de muerte y discapacidad para el año 2020 como lo fueron la Peste Bubónica en el 1600, la Influenza en 1919, y el SIDA en la década de los ‘90.

La elevación de las cifras de tensión arterial ocurre de manera silenciosa en la mayor parte de los casos, muchas veces es descubierta de manera casual en la consulta médica sin que el paciente mencione ningún síntoma que haga pensar en ella.


Clasificación de la tensión arterial según sus cifras:


clasificación de la tensión arterial según sus cifras


Historia natural de la tensión arterial elevada no tratada.


Entre 0 y 30 años ----------------------------------------Prehipertensión
Entre 20 y 40 años---------------------------------------Hipertensión arterial precoz
Entre 30 y 50 años---------------------------------------Hipertensión arterial establecida
Entre 40 y 60 años --------------------------------------Hipertensión arterial complicada


Complicaciones de la tensión arterial alta o hipertensión:


·          Cardíacas: afecciones coronarias, insuficiencia cardiaca congestiva, arritmias, embolias, angina, infarto      agudo del miocardio (infarto cardíaco), entre otras.
·          Vasculares: aterosclerosis, aneurismas, hematomas, aumento de la rigidez arterial, aumento de la presión pulmonar.
·          Renales: esclerosis de los vasos renales (nefroangioesclerosis), microproteinuria (pérdida de proteínas por la orina), Insuficiencia Renal Crónica.
·          Cerebrales: Encefalopatía hipertensiva, infartos lacunares, episodios de isquemia cerebral reversible, Hemorragia Cerebral (subaracnoidea e intraparenquimatosa) complicaciones estas muy graves con peligro para la vida en la mayoría de los casos.
·          Curso acelerado o maligno.
·          Crisis hipertensiva.


Complicaciones en determinados grupos de riesgo de la tensión
arterial
no tratada o mal tratada.


Ø   Los niños.
Ø   Las mujeres.
Ø   Los ancianos.
Ø   Los individuos de raza negra.
Ø   Los diabéticos.

Dentro de los factores de riesgo se deben considerar los genéticos (antecedentes de hipertensos en la historia familiar), enfermedades que predisponen a padecer cifras elevadas de tensión (enfermedades renales, coartación de la aorta, enfermedades suprarrenales), los hábitos tóxicos (exceso de cafeína, fumadores, alcoholismo), el hábito corpóreo, más común en los individuos brevilíneos-pícnicos (obesos, baja estatura), las malas costumbres nutricionales (exceso de grasas saturadas, alimentos fritos, sal, carbohidratos, dulces de  harina, alimentos “chatarra”), la obesidad, el sedentarismo, el stress, el uso de medicamentos de manera descontrolada que influyen en las cifras de tensión arterial como los esteroides anabólicos  personas que practican ejercicios físicos y buscan aumentar masa muscular como los fisiculturistas), los estimulantes, las drogas entre otros.


La elevación de la tensión arterial de forma crónica conlleva una serie de puntos a cumplir por el enfermo con vistas a normalizar dichas cifras considerando que la enfermedad por su curso crónico es la causante de las complicaciones y la discapacidad que hemos tratado. Lograr que el enfermo comprenda la importancia de llevar a cabo un tratamiento adecuado y al pie de la letra le estará devolviendo la posibilidad de vivir con una calidad de vida


casi igual a la de un individuo sano y evitar que la presión arterial progrese desde un grado ligero hasta grados moderados y graves. Además se reducirá de manera significativa la morbi-mortalidad por accidentes cardiovasculares, el avance de la enfermedad renal por presión arterial elevada, la aparición de  omplicaciones tempranas en los grupos más vulnerables (niños, ancianos, mujeres, individuos de la raza negra, hombres mayores de 55 años, pacientes con factores de riesgo).


El tratamiento de la tensión arterial alta o hipertensión arterial deberá constar de dos aspectos

Ø  El tratamiento higiénico-dietético de la hipertensión arterial(no farmacológico).

Se utiliza para controlar las cifras de tensión arterial como tratamiento único en los enfermos con elevación
ligera de las mismas o complementando el tratamiento medicamentoso en los pacientes con hipertensión arterial moderada a severa.

1.       Reducción de peso.
2.       Reducción del consumo excesivo de alcohol.
3.       Reducción del tabaquismo.
4.       Reducción del consumo de sal.
5.       Aumento de la actividad física.
6.       Ingestión de frutas y vegetales en cantidades importantes.

Ø  El tratamiento farmacológico de la hipertensión arterial .

Incluye 6 clases de fármacos para el tratamiento eficaz de la presión arterial elevada.

1.       Los diuréticos.
2.       Los betabloqueadores y alfabetabloqueadores.
3.       Los antagonistas de los canales del calcio.
4.       Los inhibidores de la enzima conversora.
5.       Los antagonistas de los receptores de la angiotensina-II.
6.       Los vasodilatadores arteriales.

Este tratamiento tiene carácter indefinido y se introducirá de manera lenta y progresiva, comenzando por dosis bajas hasta lograr la reducción de las cifras de tensión arterial extremando esta medida en los pacientes de edad avanzada. 

Se comprobará la respuesta en un lapso de 4 a 8 semanas y en dependencia de la misma se optará por cambiar el fármaco o las dosis o dejar establecido ya un régimen de obtenerse el resultado deseado. 

Se deberán usar medicamentos de acción prolongada que permitan una dosis única diaria, el objetivo terapéutico será alcanzar niveles de presión arterial por debajo de los 140/90 mmHg.

Frecuentemente es necesaria la combinación de fármacos y el uso de otros medicamentos teniendo en cuenta la existencia de otras patologías asociadas e independientes de la hipertensión arterial por lo que se tendrá cuidado a la hora de tomar decisiones para evitar las interacciones medicamentosas que obstaculicen el resultado esperado para reducir las cifras tensionales o mejorar las patologías concomitantes. (Diabetes mellitus, enfermedades renales, cardiacas, suprarrenales, entre otras).

La utilización de antiagregantes plaquetarios se indicará siempre que se quiera prevenir la enfermedad
coronaria secundaria y la enfermedad cerebrovascular. Se hará uso especialmente del ácido cetilsalicílico en dosis bajas.


La elevación de las cifras de la tensión arterial ocurre de manera silenciosa, imprevista, solo el
chequeo anual de los individuos sanos y un seguimiento consecuente de los pacientes dispensarizados conjuntamente con el cumplimiento del tratamiento indicado, evitará a largo plazo las complicaciones a veces mortales o la discapacidad permanente que estas suelen producir.

Es fácil, solo evite los factores de riesgo, chequee su tensión arterial frecuentemente y
cumpla con las indicaciones de su doctor.

Bibliografía:

·         Artículo "La Hipertensión arterial. Un reto para el hombre de estos tiempos”.  Dr. Walfrido A. Curbelo Videra. Profesor asistente Hospital Universitario "Guillermo Domínguez López". Puerto Padre. Las Tunas. Cuba.
  • Guía sobre el diagnóstico y el tratamiento de la Hipertensión Arterial en España 2002.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Las respuestas demoran como mínimo 48 horas

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.